* La Encrucijada del PRD

La Encrucijada del PRD

Por Luis Federico Sánchez Melchor

 

Todo indica que el Partido de la Revolución Democrática esta llegando a su recta final y llega muy debilitado en su ideología y en su organización. El mes de marzo de 2008, deberá desaparecer el Comité Ejecutivo Nacional para dar paso a dos nuevos órganos de dirección denominados Comité Político Nacional y el Secretariado Nacional y de manera sobresaliente deberá elegirse un nuevo Presidente Nacional en sustitución de Leonel Cota cuya gestión bien puede calificarse como gris.  

Los perredistas sabemos bien que el jaloneo por la Presidencia Nacional del PRD será entre Alejandro Encinas, militante comprometido con la izquierda desde los tiempos del Partido Comunista Mexicano, y Jesús Ortega formado políticamente en la década de los años 70 al lado de Rafael Aguilar Talamantes, ambos fundadores del Partido Socialista de los Trabajadores, partido que nació con la sospecha de haber sido financiado por Luis Echeverría para debilitar a los verdaderos partidos de izquierda de la época.

Las elecciones internas de marzo del 2008 van a marcar el destino final del PRD. Para unos es la mejor oportunidad de rescatar lo mejor de la izquierda de este país y colocar al partido a la cabeza de las luchas sociales más sentidas de los excluidos y marginados.  Para otros, la próxima elección interna les ofrece la mejor posibilidad para hacer del partido una maquina electoral al servicio de los grupos internos del propio partido. Para estos, siempre será más importante reñir  por una regiduría o una diputación que luchar por un país justo y democrático.

Me interesa llamar la atención sobre la debilidad ideológica del PRD. En mi opinión el partido ha dejado de ser un actor dinámico frente a la criminal  concentración del ingreso nacional y el aumento de pobres y marginados. Frente a esta realidad el discurso político del PRD resulta ser tan residual que no mueve el ánimo ni siquiera de su propia membrecía. Lo que prevalece es un voraz pragmatismo que se materializa cuando vemos que afiliados, dirigentes y hasta candidatos perredistas, se pasan a otros partidos sin ningún escrúpulo ni respeto a sí mismos.

Un ejemplo cercano son los resultados desastrosos del PRD en la pasada elección local en Baja California. Se puede argumentar que fue una campaña electoral contaminada por el violento enfrentamiento entre el PRI y el PAN, sin embargo desde mi personal punto de vista, caló más en el ánimo de los simpatizantes del PRD el hecho que  algunos perredistas que ocupan puestos de elección popular o siendo candidatos, abandonaron el partido en pleno proceso electoral y se pasaron al PRI, algunos de ellos incluso como candidatos del tricolor.

Este tipo de actitudes, por supuesto que indigna a quienes tradicionalmente votan por la izquierda y en consecuencia dejan de votar o entregar su voto a alguien más. Lo que sucedió fue humillante y deshonroso, sobre todo tratándose de un partido que en su origen fue reprimido, con un saldo de más de 600  militantes y dirigentes asesinados por caciques, pistoleros a sueldo y policías.  Los actuales dirigentes del PRD en el Estado, por pena deberían renunciar a sus cargos y dejar que una directiva provisional atienda los asuntos del partido hasta las elecciones de marzo de 2008.

En los últimos años, millones de mexicanos han puesto sus esperanzas en un PRD de izquierda, fuerte y bien organizado, que sea capaz de enfrentar el proyecto derechista de los actuales gobernantes. Estos mexicanos demandan un PRD que encabece las demandas no sólo de los más pobres y marginados, sino también de las clases medias y de los pequeños y medianos empresarios e industriales que están siendo barridos por las empresas extranjeras. Todos queremos un partido que defienda el derecho del pueblo a sistemas públicos de salud y de educación, suficientes, oportunos y de calidad.  La gente demanda un PRD comprometido con México, que defienda la Constitución y que encabece la defensa de todo aquello que une y cohesiona a los mexicanos, como es nuestra historia, cultura, derechos, libertades y sobre todo las esperanzas en un mejor futuro para todos y no sólo para unos cuantos.  El PRD no podrá asumir ningún liderazgo digno, ni será reconocido por la gente  mientras sus líderes estén pensando solamente en ser regidores, diputados o al menos aparecer en la nómina de la burocracia partidista.  Urgen reformas en la legislación interna del Partido y terminar con los sueldos asignados a los líderes políticos. Urge transparentar el gasto administrativo. Urge que todos los afiliados pertenezcan a un comité de base y contribuyan con sus cuotas para difundir y propagar las propuestas del PRD.

No debemos olvidar que después de su éxito con la reforma fiscal y el aumento a la gasolina, ahora la derecha con el apoyo del PRI, nos amenazan con reformar el sistema de justicia otorgándole facultades al Ministerio Público que actualmente son exclusivas de los jueces. Los modernos conservadores exigen que los cuerpos de policía y las fuerzas armadas cuenten con el necesario poder discrecional para hacer mejor su trabajo. Parece que estas reformas tienen implícito el principio de que todos somos o podemos ser delincuentes, a menos que probemos lo contrario.

En las próximas semanas se presentarán otras iniciativas con el mismo tono.  Está pendiente el debate de la Reforma Laboral que propone los contratos de trabajo a prueba por 30 días, limitar el derecho de huelga si no es que eliminarlo de la legislación, examinar la posibilidad de fijar el salario por hora y ya no por día, revisar los sistemas sobre los días de descanso y de vacaciones, y otros temas por el estilo. 

Después del golpe a los trabajadores del ISSSTE ahora siguen los del IMSS. También está en la mira la política sobre la educación pública y se empieza a acariciar la idea de que el gobierno se haga cargo sólo de la educación básica. Son reformas  orientadas a disminuir obligaciones y responsabilidades del Estado y del Gobierno para con la gente, este es un viejo sueño de la derecha.  Después vendrán las reformas para poner en venta algunos sectores de la industria de los energéticos. Todo indica que el actual gobierno cada vez se someterá más a los intereses de los verdaderos dueños del dinero, nacionales y extranjeros y quiérase que no, en el camino dejara trozos de soberanía.

 

Luchar en contra de todo lo anterior es tarea de los mexicanos realmente nacionalistas, demócratas, liberales, progresistas y de izquierda. Es una lucha que a fin de cuentas tendrá que darse al lado del pueblo y con el pueblo, de lo contrario estaremos perdidos

Anuncios

Una respuesta

  1. Que vergonzosos y desafortunados espectadulos de ambicion, gangsters tratando de colgarse del poder politico y economico del gobierno. haciendo la siguiente reflexion, si estos son gangsters delincuentes y el gobierno los mantiene entonces el gobiernmo es complice de esos delncuentes y por tanto, tambien defraudando al pueblo, eso no parece nada nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: