> Fronteras Inútiles: paralicemos la bordera

 

tijuana-border-04-743128.jpgFronteras Inútiles:
paralicemos la bordera

Dos Episodios de la Resistencia Civil en Tijuana

                       Por Ariadna Sánchez

 

1º de Junio: la vida es una tómbola

Todo fue casual. En esta vida tan acelerada el tiempo pierde su dimensión “real” y uno termina por ser absorbido en un mar de “actividades” que jamás llegan a su fin. Se encadena cada sucedo, cada evento, cada accidente de la vida cotidiana y si no echas freno de mano tu auto sigue y sigue y sigue y sigue. Lo dijo un alumno de 13 años, con todo el pesar de quien de pronto se topa con las verdades de la vida: aaaahhh, el tiempo pasa… y uno no se da cuenta chingaos.

Pues así fue. Me tope con la realidad social de México cuando mi única preocupación era un trabajo no remunerado que inició el pasado 13 de febrero cuando inició mi interinato en una secundaria federal en Tijuana. La pensé, para ir a realizar los trámites de mi pago tan anhelado… la pensé. La burocracia jamás es prometedora. Cuando por fin me armé de valor, allí estaba yo buscando estacionamiento sin lograr ningún éxito, con el sol sofocante del medio día tijuanense. El tráfico detenido y yo con el tiempo encima, a punto de perder a la señorita burócrata de ojos pintados como payaso que si me pasaba de las 12:00 pm ya no me atendería, según me sentenció un día antes.

c1.jpgPoco tardé en conocer la razón del tráfico detenido y de las patrullas dominando el escenario de estas calles norteñas: la avenida principal que pasa frente al Palacio Municipal y al Palacio de Gobierno, en la ciudad de Tijuana, estaba repleta de autos con sus vidrios pintados con líquido para pintar zapatos: “NO A LA NUEVA LEY DEL ISSSTE”, “FUERA LA GORDILLO DEL SNTE”. Ohhh!!!! Comprendí.

Me tocó pues vivir una manifestación del magisterio sin haberlo siquiera pensado. Toda una avenida principal convertida en estacionamiento de cientos de automóviles que habían hecho una caravana desde el edificio del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en la ciudad de Tijuana. Obviamente con pancartas, playeras con la consigna “NO A LA NUEVA LEY DEL ISSSTE”, y con altavoces para hacer escuchar sus consignas.

Así pues mi objetivo fue truncado por una situación que no estuvo en mis manos controlar. Di mi buena cara: aproveche la ocasión y me uní a un grupo al cual pertenezco (al de pobre-sores) y a una lucha con la cual me he comprometido Y bueno, como la vida nada hace por coincidencia, hice lo que tenía que hacer: grabar en imagen y sonido aquella manifestación.

Y allí estaba grabando una entrevista y escuchando la inconformidad de los profesores que se están viendo afectados por esta nueva ley del ISSSTE. Y de entre tanto barullo me quedé con dos ideas clavadas: el movimiento magisterial en Baja California es amplio y fuerte, y el 6 de junio se cerrará la Garita de San Ysidro para demostrar dicha fuerza.

 

“Qué bonita es la frontera de Tijuana”

Baja California colinda con el estado sureño de California, territorio sureño de los Estados Unidos. Para “cruzar”, ya sea de Baja California a California o viceversa, se cuentan con cinco aduanas terrestres: dos en el municipio de Tijuana, uno en el municipio de Tecate y dos en el municipio de Mexicali.

Tijuana es la esquina norte de América Latina. Aquí, en dónde empieza la Patria, hay dos cruces para entrar a Estados Unidos (de forma legal): se conocen como garitas, una es la de San Ysidro (en la parte más baja de la ciudad) y la otra es la de Otay (en la parte alta de la ciudad).

La Garita de San Ysidro está ubicada en la zona msentri.jpgás vieja de Tijuana, esa en donde inició la historia de la ciudad. Es reconocida como el puerto más transitado del mundo. Cuenta con 6 carriles de autopista hacia México y 24 carriles para entrar a Estados Unidos. Se tiene estimado que esta Garita atiende diariamente a 50 000 automovilistas y a 25 000 peatones que generan una actividad diaria de 175 000 a los 200 000 cruces.

La concurrencia de este puerto de “intercambio poblacional” llega al extremo de inmovilizar las principales arterias del centro de la ciudad en días festivos, ya que la “cola” que generan los autos que pretenden cruzar hacia los Estados Unidos rebasa la capacidad de la bella Tijuana. En horas bajas la espera puede implicar hacer una fila de 50 autos (40 minutos de espera), en horas pico dicha espera puede llegar a ser un tormento: 300 a 350 autos (échenle cuentas).

Este ir y venir de la gente obedece a una serie de necesidades. El turismo, el clásico shoping, los gringos vienen aquí a beber y deshacer lo que no beben y deshacen en su país, y los mexicanos vamos allá a comprar más barato los espejos que nos venden en nuestro país como oro. Otra razón de tanto “cruce” es la cantidad de familias que están distribuidas en los dos países, padres de familia que durante cinco días viven y trabajan en los yunaites y el fin de semana regresan a tijuas con su familia. Finalmente, y muy relacionado con el punto anterior, muchos de los cruces por la Garita se deben a los cientos y cientos de trabajadores mexicanos que viven en Tijuana y que van a trabajar por la mañana y se regresan todas las noches. Trabajadores legales, incluso “residentes”, que prefieren este ir y venir diario, que prefieren la espera de cientos de autos cada día de la semana con tal de no pagar las altas rentas o los altos costos de la vida gringa, o bien que lo prefieren con tal de no separarse de los hijos, de la familia.

Se estima que el 40% al 60% de los cruces entre México y Estados Unidos se realiza con fines de compra, y en Baja California se gastan al menos 1 600 millones de dólares cada año en la región fronteriza. Al mismo tiempo, los que visitan Tijuana gastaron 812 millones de dólares tan sólo durante 2002.

¿Se imaginan el desastre y las pérdidas que se generarían con un solo día en que las actividades de la Garita de San Ysidro se detuvieron completamente aunque fuera un par de horas?

La vida en esta frontera de México se desarrolla de forma demasiado curiosa. Las cosas aquí están valoradas en dólares y la conversión a peso la hace el interesado. Comida, ropa, zapatos, casas, autos, todo se cotiza en dólares. Por lo mismo la moneda gringa circula a la par que el peso mexicano, y es probable que cuando pagues con un billete de 500 pesos te den cambio en dólares. Las lavadoras funcionan con las “coras” (“quarter” escrito en inglés, es un cuarto de dólar o 25 centavos de dólar). Y como tenemos la “fortuna” de poder cruzar para adquirir artículos de mayor calidad y de mayor variedad, pues es muy común que vayamos “al otro lado” de “shoping”. La vida cultural, social y sobre todo económica entre Tijuana y San Diego (ciudad estadounidense con la que colinda nuestra bella frontera) es demasiado fuerte. Mucho gastamos los mexicanos allá, muchos dólares dejamos en sus tiendas, mucho trabajo que les genera valor agregado. Un día sin nosotros implica pérdidas monumentales.

Esta es la razón por la que la Garita de San Ysidro es pieza clave en el juego de la política regional y hasta nacional. Tomarla y paralizarla es encontrar la yugular de dos gobiernos que no se quieren desangrar. Esta “ventaja” geopolítica la saben aquellos grupos disidentes de ambos lados de la frontera que se oponen a las medidas y acciones tomados por el gobierno estadounidense y el gobierno mexicano. Los activistas sociales saben muy bien donde pueden herir.

 

“We are the muscle that moves you”

tj5.jpgAsí sucedió el 1º de mayo del 2006, cuando cientos de personas se dieron cita en la Garita para protestar en contra del trato discriminatorio del gobierno de Estados Unidos hacia los migrantes latinos (sobre todo). Basta recordar que durante aquellos meses se generó la polémica ley gringa que daba trato de delincuentes a todos los migrantes indocumentados que trabajaran y vivieran del otro lado de la frontera mexicana. Las protestas de inconformidad y la enorme indignación ante esta ley se dejó sentir por todas partes de México y Estados Unidos.

Aún cuando, en efecto, una persona que entra a un país sin los papeles requeridos está cometiendo un acto de ilegalidad, también es cierto que estos “ilegales” son contratados por patrones estadounidenses que con dichas contrataciones pagan menores salarios, menores prestaciones laborales y obtienen muchas más ganancias que si contrataran a trabajadores weros. ¿Quién genera la ilegalidad?

Además, hay que tomar en cuenta que muchos trabajadores migrantes en Estados Unidos no son ilegales, cuentan con su correspondiente permiso de trabajo y de residencia. Una ley que atente contra la dignidad, los derechos humanos y las garantías individuales de un migrante ilegal también atenta contra la dignidad, derechos y garantías de uno legal. ¿Por qué? Porque no se trata, en sí, de una cuestión laboral ni de un problema migratorio, el trasfondo de leyes antimigratorias es el racismo y la discriminación que conlleva.

Por esta razón miles y miles de migrantes salieron en mayo del 2006 a protestar. Tomaron calles de las ciudades más importantes de los yunaites para hacerle ver a dicho gobierno que no son una minoría, que son un gigante tanwe.jpg sólo dormido… the muscle that moves them.

Así lo hicieron saber cientos y cientos de ciudadanos fronterizos, tanto de San Diego (California, EUA) como de Tijuana, el pasado 1º de Mayo de 2006, día en que se paralizó por primera vez en su historia la Garita Internacional de San Ysidro. Duranter horas la garita estuvo totalmente paralizada, los autos por más que pitaban (pitar=hacer sonar el claxon) para lograr atravesar la barrera humana que paralizo esa frontera nunca lograron su objetivo.

Helicópteros volaban sobre nuestras cabezas, los migrantes (tipos gringos que nos piden los papeles para poder cruzar a San Diego) cerraron los carriles y se atrincheraron en su edificio de migración para pasar a ser espectadores de aquel episodio inesperado. Asustados, los weritos nos mandaron dos marines que se ubicaron en el techo de su edificio de migración.

Como en toda manifestación hubo consignas, hubo pancartas, hubo mentadas de madre. Hubo dignidad. Familias enteras desfilaron aquel día por lo que normalmente está invadido de autos ansiosos de lograr pasar “al otro lado”.

tj6.jpgAquel día, aniversario del día mundial del trabajo, Tijuana escribió otro capítulo en su historia. Como hacía mucho no sucedía la inconformidad social tomó la calle y la frontera más cruzada del mundo se detuvo.

 

¡¡Calderón, Calderón, nos sacaste del salón!!!

En fin, esto fue solo compartir episodios que en Tijuana empiezan a ser más cotidianos a partir de julio del 2006. Como nunca nadie antes, quizás sólo la rufomanía se podría comparar con esto, Andrés Manuel López Obrador logro despertar a una raza tijuanera totalmente dormida y en total sopor. Desde julio del 2006 hemos tomado tantas veces las calles, hemos gritado tantas consignas, hemos detenido el tráfico, que se me va la cuenta.

Para mucha gente de por acá presumir esto del activismo y de la toma de las calles podría ser motivo de vergüenza. Al principio se ufanaban de gritarnos “webones”, con el paso del tiempo han tenido que habituarse a vernos. Esto es lo genial de esta vida que poco a poco hace de Tijuana una ciudad diferente. El logro no es en sí tomar las calles, el logro radica en hacer que las manifestaciones sean vista como una forma de conciencia y participación política.

Sabemos que el espacio que hay que ganar es el Congreso, el poder legislativo, y de allí promover los cambios que necesita nuestro país, y sabemos que este poder lo ganaremos en las urnas. Bueno eso creo que después del 2006 se hace difícil de creer. Sin embargo, conforme pasa el tiempo y el gobierno se hace más sordo y ciego (como diría Shakira: bruto, ciego y sordomudo) la ciudadanía sabe que tiene que lograr la victoria en otros campos políticos, uno de ellos es la calle.

En Tijuana poco a poco se va asimilando esta idea de tomar y123.jpg liberar la calle, de apropiarnos de ella y de sus sonidos y transformarla en un espacio de lucha y acción social. Lo demostramos el 1º de mayo del 2006, lo demostramos en las asambleas convocadas por la Resistencia Civil Pacífica, lo demostramos el pasado 6 de junio de 2007 cuando los profesores organizados salieron a tomar el principal cuadro de la ciudad para protestar contra la nueva ley del ISSSTE.

Como dijo un viejo activista de Mexicali: no se trata de que estemos en contra de todo lo que hace el Estado, se trata de que el Estado no nos quite lo único que nos ha dado. Los logros laborales fueron resultado de luchas largas y sangrientas a lo largo de todo el siglo XX. Si cualquier Estado va a transformarse debe hacerlo bien, reformando todos los ámbitos de su estructura. La Nueva Ley del ISSSTE no termina con los problemas en México pero si le ha dado uno nuevo a la vida política y social del país.

Y los trabajadores del magisterio son un sector siempre vulnerable cuyo trabajo es desgastante y mal pagado (díganmelo a mi). Las horas clase se extienden hasta las horas de planeación de clase, horas de evaluación de clase, horas de evaluaciones parciales, horas de elaboración de exámenes, horas de lectura de apoyo para las clases. Las únicas horas que se pagan son las mentadas horas clase, el resto queda en el olvido. Además del desgaste intelectual se da otro que a la par carcome las fuerzas y energías de los pobre-sores: el trabajo con adolescentes y niños que te chupan la sangre como vampiritos.

Es por esto, por esta situación que la gente pocas veces toma en cuenta, que los principales afectados y descontentos por esta Nueva Ley son los maestros. También a ellos les gritaron webones, flojonazos, irresponsables, acarreados, borregos. Porque dejaron sin clases a miles de estudiantes, porque han tomado las instalaciones, porque se organizan y protestas, por todo esto son todo aquello.

Finalmente aunque los otros griten han salido y al parecer seguirán saliendo. El 6 de junio salieron alrededor de 10 000 profesores, venidos de los 5 municipios de Baja California, a caminar alrededor de 10 kilómetros y a estar por cuatro horas ante un sol ardiente deteniendo la actividad de la Garita de San Ysidro.

De Mexcali, Ensenada, Tijuana, Tecate, Rosarito, San Felipepic_6900.jpg y San Quintín llegaron contingentes de maestros que marcharon, gritaron y se manifestaron. Paralizaron, por tercera vez en trece meses, el puente de cruce más transitado entre EUA y México. Cuando se les pidió a los líderes de esta conglomeración la razón de dicha acción ellos dijeron que la Garita de San Ysidro es un punto internacional que llamaría la atención mundial, la noticia saldrá en medios de Estados Unidos y de México, el problema cundirá en la vida cotidiana de muchos miles de televidentes, lectores y radioescuchas. Todos tienen que saber que en México existe un movimiento organizado de ciudadanos que no permitirán que el gobierno haga lo que quiera, cuando quiera, como quiera y con quien quiera.

Finalmente, los movimientos de resistencia, de desobediencia y de protesta civil son sólo esa gran voz del pueblo que le dice a su gobierno: cuidado, sabemos tus intenciones y no nos vamos a dejar.

Y como dice el lema de RadioAmlo: La Izquierda se levanta!!!!